Importancia de la Microbiota Intestinal en la Salud y la Enfermedad*.

* La siguiente nota es un resumen objetivo elaborado por el Comité de Redacción Científica de SIIC sobre la base del artículo Intestinal Microbiota in Health and Disease: Role of Bifidobacteria in Gut Homeostasis.

Se estima que el intestino de los seres humanos está habitado por aproximadamente 1014 bacterias, lo que representa 10 veces más el número de células en el cuerpo y pesan entre 1.5 a y 2 kilogramos. El número y la complejidad de esta población de microorganismos aumentan gradualmente entre el estómago y el colon. Si bien el colon es el órgano más densamente poblado, los microorganismos también son habitantes normales de otras partes del cuerpo, como la piel, la vagina, la garganta y el tracto respiratorio superior. Este conjunto de microbios se conoce como microbiota, y el de sus genes, microbioma. Hallazgos recientes revelaron que existen hasta 1 000 especies distintas de microorganismos en el cuerpo humano, pero en los adultos la microbiota intestinal está dominada por Bacteroidetes y Firmicutes, y en menor proporción se observan Actinobacteria, Proteobacteria y Verrucomicrobia.
La colonización bacteriana del intestino comienza inmediatamente luego del nacimiento, se va instalando progresivamente, y a los tres años de vida la composición y diversidad de la microbiota intestinal ya es similar a la del adulto, y se mantiene estable con el tiempo hasta que el individuo es anciano, cuando aparecen cambios en la composición y diversidad de la microbiota.

La función de la microbiota intestinal es proveer nutrientes y energía para el hospedero mediante la fermentación de componentes de la dieta no digeribles en el intestino grueso. Los principales productos que se forman de la fermentación son los ácidos grasos de cadena corta (AGCC), que interactúan con la microbiota intestinal y las células del hospedero. La microbiota regula por varios mecanismos funciones importantes del hospedero, como las relacionadas con el gasto de energía, la saciedad y la homeostasis de la glucosa, además de colaborar con la formación de una barrera contra el establecimiento de patógenos transmitidos por alimentos.

La microbiota intestinal además está en contacto con una proporción importante de células neuronales (es posible que además influya en el desarrollo del sistema nervioso y la función cognitiva) y el mayor grupo de células inmunitarias del organismo; contribuye a la maduración del sistema inmunitario en la infancia y durante la vida. Algunos factores del hospedero que pueden modificar la composición y la actividad metabólica de la microbiota intestinal son la dieta, la inmadurez funcional del sistema inmunitario y el epitelio intestinal, el tipo de alimentación en la infancia temprana y el uso de ciertos fármacos (especialmente si es crónico). El desequilibrio en la microbiota intestinal puede implicar una fuente de infección o inflamación crónica, y se asoció con cuadros gastrointestinales y enfermedades de otros sistemas

Bifidobacterias intestinales

Las bifidobacterias son un grupo de bacterias importante en los lactantes sanos, y su concentración se mantiene estable durante la adultez, hasta que comienza a descender durante la vejez. Alteraciones en la concentración de las especies de bifidobacterias se asociaron con alergias, Síndrome del intestino irritable, Enfermedad inflamatoria intestinal, cáncer de colon, enfermedad celíaca y predisposición a la obesidad.
La administración de algunas cepas de bifidobacterias (como probióticos), solas o junto con prebióticos, se correlacionó con efectos positivos sobre la salud al mejorar la disbacteriosis, como la prevención y el tratamiento de la diarrea asociada con el uso de antibióticos o la prevención de la enteritis necrotizante en niños.

El intestino de los seres humanos está colonizado por muchos microorganismos, que forman una comunidad compleja y dinámica con un papel importante para la salud del hospedero.
La disbacteriosis de la composición y función de esta microbiota se asocia con diversas enfermedades intestinales y extraintestinales. La modificación de la población de bifidobacterias en el intestino podría ser un objetivo terapéutico importante para realizar intervenciones nutricionales mediante probióticos.

Copyright © Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC), 2014 www.siicsalud.com