Una lección para los padres: la alimentación en la escuela.

¿Cómo lograr que los chicos se alimenten sanamente fuera del ámbito familiar?

Conseguir que los chicos tengan una alimentación saludable durante el período de clases es todo un desafío. Muchos chicos pasan casi todo el día en la escuela y esto implica realizar más de dos comidas, ya sea en el comedor con una vianda, en el kiosco o la cantina escolar. Hay que considerar también que muchos alumnos tienen poco margen para merendar entre la escuela y las actividades extracurriculares.

La etapa escolar también es un muy gran aprendizaje para afianzar los buenos hábitos alimentarios que los chicos adquieren en casa y para que los mantengan fuera de nuestro alcance. Durante esta etapa es importante trabajar en la incorporación del desayuno.

  • El desayuno es una de las comidas más importantes del día, teniendo en cuenta que el cuerpo no recibe alimentos desde la noche anterior. Después de tantas horas en ayunas es necesario reponer la energía a través de los alimentos apenas nos levantamos. Está demostrado que un alumno puede padecer una atenuación en el rendimiento escolar si no desayuna.
  • Un desayuno ideal debe incluir: lácteos (leche, yogur y quesos), cereales (pan, cereales en copos, vainillas, bizcochuelo etc.) y frutas (banana, manzana, naranja, etc).

¿Cuál es la clave de una vianda con buena calidad de nutrientes?

A la hora de armar las viandas de tus hijos, tené en cuenta que la variedad es un valor fundamental en su dieta. Una comida diversa garantiza una alta calidad alimentaria, por eso es importante hacer un mix que te ayude a cubrir las necesidades de energía y nutrientes.

Tratar en lo posible de incluir entre 4 a 5 de los grupos de “todos los días”

Cereales y legumbres. Vegetales y frutas. Carnes y huevos. Lácteos y sus derivados. Grasas, sólo las de origen vegetal (aceites, frutos secos y semillas).

Camino al comedor

Para aquellos que comen en el comedor, se sugiere solicitar el menú mensual e ir corroborando que lo que esté planificado sea luego respetado. Esto también sirve para balancear las comidas que se ofrecen luego en la cena, por ejemplo, si en el almuerzo comieron milanesas con puré, en la cena se puede ofrecer un plato de pastas con una salsa de tomates.

Opciones de colaciones saludables (para los recreos).

  • Fruta fresca bien lavada, ensalada de frutas, puré de frutas.
  • Verduras en bastoncitos: zanahoria, pepino, tomates cherry.
  • Cereales en copos de maíz, avena, arroz o trigo. Pueden ser pochoclos también.
  • Bizcochuelos, vainillas, Bay biscuits, barras de cereal, alfajor de arroz.
  • Sandwiches de queso con agregado de una verdura como tomate u hojas de lechuga.
  • Fruta desecada: pasas de uva, damascos, ciruelas pasas, etc.
  • Fruta seca y semillas: maní, semillas de girasol, nueces, almendras, etc.
  • Sandwiches de queso con agregado de una verdura como tomate u hojas de lechuga.

Es importante transmitirles a nuestros hijos que los recreos no son sólo para comer, sino para su distensión y disfrute.

Es bueno que utilicen este espacio para jugar con sus compañeritos, y si es posible a algún juego que los mantenga en movimiento (mancha, escondidas, al elástico, la rayuela, etc.) porque así consumen energía y eso los estimula a mantener una alimentación activa.