Plan de alimentación para pacientes con Diabetes.

Las personas con diabetes deben seguir un plan de alimentación personalizado, ajustado a variables tales como: edad, necesidades biológicas, patologías concomitantes, cultura, estilo de vida, posibilidades económicas, actividad habitual y preferencias personales.

Esto incluye el consumo de alimentos variados de los cinco grupos principales:

  1. Verduras y frutas.
  2. Legumbres, cereales, papa, pan y pastas.
  3. Leche, yogur y queso.
  4. Carnes y huevos.
  5. Aceites, frutas secas y semillas.

Tomando en cuenta además que el paciente se asegure una adecuada ingesta de hidratos de carbono, proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales y fibra dietaria.

Recomendaciones sobre el plan de alimentación:

  • Realizar 6 comidas diarias: 4 principales y 2 colaciones.
  • Consumir alimentos y comidas con bajo índice glucémico y escasa carga glucémica.
  • Distribuir los alimentos con hidratos de carbono a lo largo del día y evitar la inclusión de una cantidad excesiva de éstos en cualquiera de las comidas.
  • Controlar el consumo de grasas saturadas y disminuir los ácidos grasos trans presentes en las margarinas, galletitas dulces y saladas hechas con aceite vegetal hidrogenado, etc.
  • Incrementar el consumo de pescados de agua fría.
  • Aumentar el consumo de fibra soluble (presente en naranjas, manzanas, zanahorias, hojuelas del salvado de avena, cebada y legumbres). La fibra soluble mejora el control de la glucosa en sangre. Los posibles factores implicados son el retraso del vaciamiento gástrico y el atrapamiento de los hidratos de carbono, por lo que se reduciría su absorción y por lo tanto el nivel de glucemia.
  • Evitar los alimentos con alto contenido en sodio (fiambres, embutidos, aderezos, productos de copetín, quesos, etc.). Cocinar sin agregar sal. Reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos.
  • Reemplazar el azúcar por edulcorantes. Todos los edulcorantes (acesulfame K, aspartame, sacarina, sucralosa, ciclamatos) han mostrado seguridad cuando se usan en personas con diabetes. Recientemente ha sido incorporada la stevia, un nuevo edulcorante proveniente de las hojas de la planta Stevia Rebaudiana. Si bien no se ha demostrado la seguridad de los edulcorantes durante el embarazo, se acepta el consumo de acesulfame K, aspartame y sucralosa dentro de los límites autorizados para la ingesta diaria; en cambio, se sugiere no utilizar sacarina, ni ciclamatos durante el embarazo y la lactancia.
  • Desalentar el consumo de alcohol, sin exceder dos ingestas diarias. Ejemplos de una ingesta: 200 ml de cerveza, 75-100 ml de vino o 25 ml de alcoholes destilados.
  • Desaconsejar el consumo de alimentos comercializados con la denominación "para personas con diabetes, diabéticos o light"; en el caso de que la persona con diabetes desee utilizar alguno de ellos, se deberá leer la información nutricional en conjunto con el equipo de salud que lo está tratando.

Actividad física

Para mejorar el control de la glucemia, disminuir o mantener el peso corporal y/o reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, se recomienda un plan de al menos 150 minutos semanales de actividad aeróbica al 50-70% de la frecuencia cardiaca máxima, desarrollados de 3 a 5 sesiones semanales, junto con ejercicios de resistencia que incluyan grandes grupos musculares de miembros inferiores, superiores y tronco, en 3 series de 6-10 repeticiones, con cargas leves a moderadas.

Los controles son un aspecto fundamental del tratamiento. Entre ellos se encuentra el control de la glucemia, en particular en las personas que padecen diabetes de tipo 1. Sumar también:

El control del peso.
El control de la tensión arterial.
Los cuidados podológicos.
Las pruebas de detección de retinopatía.
El control de los lípidos de la sangre.
La detección de los signos tempranos de nefropatía relacionada con la diabetes.

¿Qué actividades se pueden hacer con los niños en edad escolar?

El juego es la actividad física más común entre los chicos. Al jugar están haciendo ejercicio sin darse cuenta. No se debe esperar que los niños realicen ejercicios en forma de rutina como los adultos (ej. caminar seis kilómetros todos los días y levantar pesas). De hecho, no deben levantar pesos pesados de ninguna manera antes de la pubertad, dado que se pueden dañar significativamente los huesos y tendones que están creciendo.
También se los debe excluir de aquellos deportes que requieran un desarrollo excesivo de fuerza física.

Guía de actividades que pueden considerarse ejercicio

  • Bailar.
  • Andar en bicicleta.
  • Caminar, hacer excursiones al campo.
  • Jugar al voleibol, fútbol, natación, gimnasia, etc.
  • Jugar al aire libre o en el patio de recreo con amigos.
  • Saltar a la soga, al elástico.
  • Jugar a la rayuela, a la mancha.
  • Trepar a los árboles.
  • Tocarse los dedos de los pies doblando la cintura.

La persona correctamente controlada, tiene menos probabilidades de padecer trastornos físicos que generen discapacidades funcionales. Para esto es necesaria la correcta adherencia al tratamiento.

Prevención

Se ha demostrado que medidas simples relacionadas con el estilo de vida son eficaces para prevenir la diabetes de tipo 2, o retrasar su aparición. Para ayudar a prevenir la diabetes de tipo 2 y sus complicaciones se recomienda:

  • Alcanzar y/o mantener un peso corporal saludable.
  • Mantenerse activo físicamente, realizar al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana (para controlar el peso puede ser necesaria una actividad física más intensa).
  • Consumir una dieta saludable, que evite el azúcar y los alimentos y bebidas con grasas saturadas.
  • No fumar, ya que aumenta el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.